¿Cómo hablar filosóficamente?

  • Como podrás ver en estos vídeos de muestra, mi forma de explicar filosofía implica un esfuerzo por huir de complejas construcciones, lenguajes extraños a la vida cotidiana o palabras técnicas de la jerga académica. Implica un intento siempre renovado de recurrir a ejemplos de la vida de cada día, en la calle, en el trabajo, en el hogar, en los espacios de ocio o de discusión pública, pero también en nuestro interior: en el diálogo interno, en la percepción de nuestras emociones, en nuestra vivencia del cuerpo…
  • La filosofía nació en las calles de Atenas y otras ciudades, en las plazas, en los talleres de artesanos y en los mercados públicos, pero también en los templos, en el silencio interior de la conciencia, en la quietud de los bosques, en la música, la poesía y los mitos… Si bien es cierto que, ya muy pronto, algunos la empezaron a recluir en academias exclusivas, la tradición filosófica abierta a todo el mundo no dejó de existir hasta pasados unos siglos. Filosofía Viva, como otros proyectos de hoy en día, pretende recuperar esa práctica cotidiana de la filosofía, sin renunciar a interpretar e incorporar los lenguajes complejos y especializados.
Aquí tienes algunos ejemplos del canal de Filosofía Viva en Youtube.