¿Cómo hablar de Filosofía?

«Conocer el límite del saber es el supremo saber».
Chuang-Zu

Como podrás ver en estos vídeos de muestra, mi forma de explicar filosofía implica un esfuerzo por huir de lenguajes extraños a la vida cotidiana. Es un intento de recurrir a ejemplos de la vida de cada día, en la calle, en el trabajo, en el hogar, en los espacios de ocio o de discusión pública, pero también en nuestro interior: en el diálogo interno, en la percepción de nuestras emociones, en nuestra vivencia del cuerpo…

La filosofía nació en las calles de Atenas y otras ciudades, en las plazas, en los gimnasios, en los banquetes, en los talleres de artesanos y los mercados públicos, pero también en los santuarios y los templos, en el silencio interior de la conciencia, en la orilla de los ríos y la quietud de los bosques, en la música, la poesía y los mitos… Con Filosofía Viva pretendo recuperar esa amplitud cotidiana de la filosofía.

«La verdadera racionalidad es abierta. Una razón que ignora a los seres vivos, la subjetividad, las emociones y la vida es irracional».
Edgar Morin
«Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión».
José Ortega y Gasset

Subscríbete al Newsletter de Filosofía Viva