«Toda ciencia trascendiendo…»

San Juan de la Cruz

La filosofía comienza con el acto filosófico por excelencia, el pórtico de la filosofía: el reconocimiento de que no sé quién soy. Me pregunto si existe alguien que pueda alcanzar un poco de felicidad sin haber pasado por esta humildad, algún enfermo que no vaya al médico voluntariamente.