No creas que el reírse de uno mismo quiere decir soltar carcajadas cuando piensas en ti. Más bien, la sabiduría empieza cuando te haces capaz de esbozar una tierna sonrisa al mirar y aceptar tus defectos.