«Dímelo, y lo olvidaré. Muéstramelo, y tal vez no lo recuerde. Involúcrame, y lo entenderé».
Proverbio indígena norteamericano
«No era lo exótico lo que yo buscaba, sino lo ordinario, ese enigma que es el más extraño y esquivo de todos».
John Banville

Me explico

¿Quién soy?

A estas alturas de mi vida puedo decir, como el escritor Terencio: «Nada humano me es ajeno», y añadir: «Nada de lo que haya en la naturaleza me es ajeno».
He seguido modas intelectuales, he trabajado en fábricas y en conserjerías, he hecho voluntariados sociales, he escrito libros, y ahora enseño filosofía a futuras generaciones de personas educadoras. He sufrido y he gozado, he hecho sufrir y gozar. Sin embargo, no estoy listo aún para decir: «Confieso que he vivido». Cada día aprendo y desaprendo algo, me siento germinar y encontrar sentido, perderlo y recuperarlo…

Leer más

Me interesan las tradiciones filosóficas de todos los tiempos y lugares. Si bien tengo predilección por la filosofía griega, por el Tao, y por la herencia espiritual indígena de América, también lo es que siempre la misma agua recorre las profundidades de la Tierra. Y esto lo sabían también, a su manera, nuestras abuelas y abuelos, y muchas, cada vez más, personas en la actualidad.
No considero que lo antiguo sea mejor que lo nuevo. Vivo en el mundo que me ha tocado vivir, y lo acepto como es; lo cual no quiere decir que me resigne a él. También a través de la filosofía, me interesa señalar nuevos caminos para nuestro mundo que, en muchos aspectos, considero caduco y enfermo; aspectos que veo, también, en mí mismo.

Leer menos

¿Qué es la filosofía para mí?

Filosofar es una aventura que nunca termina, y que nunca termina de dar frutos.
Filosofía significa libertad: correr el riesgo de la equivocación. Significa responsabilidad: vivir la propia vida como propia, con sus aciertos y errores. Significa, también, gozar y germinar, y gozar del mismo germinar…

Leer más

Sólo encuentro mi lugar en el mundo si soy capaz de escuchar y transmitir todo esto. Un profesor de filosofía, para mí, debe ser eso: un buen interlocutor, y un transmisor de sabidurías, de artes de vivir y de ser, alguien que es capaz de escucharte y de señalarte una puerta que ni sospechabas que estaba ahí, para que seas tú quien la abra y cruce el umbral. Y, como el dios Hermes, puede que te acompañe un tramo en la noche, para luego dejarte, siempre, un mensaje que puedes interpretar como quieras, siempre que lo hagas con honestidad. 
Por eso busco, en mis clases, en mis vídeos, en mis cursos, compartir lo tenue y lo duro de la vida, lo liso y lo estriado, la alegría de saber cómo y por qué sufrimos, cómo y por qué vivimos, cómo y por qué gozamos, qué podemos dar a los demás.

Leer menos

Cargando...
«Uno ha de preocuparse por el alma. Ésta es la principal actividad en el cuidado de sí».
Michel Foucault
«Quien no se conoce a sí mismo, a sí mismo se asesina».
Sabiduría popular chilena
Subscríbete al Newsletter de Filosofía Viva