Deja de dar tanto crédito a esa voz interior que te increpa, y que dice saber mejor que tú qué es lo que necesitas. ¿Es esa la seguridad que buscas? ¡Y muchos nos preguntamos cómo es posible que tanta gente sienta apego por algunos de sus gobernantes! Sólo mirando al tirano que tienes dentro lo entenderás.