¿Cómo te miras? ¿Cómo te pones atención? ¿Quieres controlarte, cambiarte, juzgarte, pensarte, defenderte, criticarte? ¿Eso es todo lo que te puedes ofrecer? Existen otras formas de mirarnos y cuidarnos. La actitud filosófica es una de ellas.

No te maltrates. ¡Cuídate y cuídanos!